El futuro de la educación en el Perú

El futuro de la educación en el Perú

Por: Mag. Gabriel Simón Tito Valeriano

Hoy podemos afirmar que es indiscutible que la educación, es el único medio para alcanzar el desarrollo sostenible de los pueblos del mundo, además de ser un derecho fundamental y vital para lograr la felicidad humana y la convivencia social con calidad de vida.
Un país sin educación es un país sin futuro, sin posibilidad de lograr un desarrollo sostenido en el tiempo, sin posibilidad de vencer los problemas de inequidad, pobreza y exclusión. El sistema educativo debe forjar personas con valores y con formación integral básico para lograr un desarrollo personal y profesional. En tal sentido, un país con un sistema educativo en crisis no puede aspirar a vencer la pobreza, ni mucho menos a consolidar un desarrollo sostenible, ya que sólo logrará ahondar las brechas existentes e intensificar los conflictos sociales.
La voluntad política y el esfuerzo del gobierno peruano para mejorar la educación, está relacionado con varios factores uno de ellos es el tema económico, si damos una mirada rápida al gasto público en educación de algunos países de América Latina y el Caribe según fuente estadística de la UNESCO 2012-2013; Bolivia destinó 6,4% de su PBI, Jamaica 6,3%, Argentina 6,2%, Brasil 5,8%, México 5,1%, Colombia 4,9%, Chile 4,6%, Ecuador 4,4%, Uruguay 4,4% Paraguay 4,3% Perú 3,3%, por lo que es urgente que el poder legislativo y ejecutivo evalúe y este último decida cumplir con la política de Estado suscrito en el Acuerdo Nacional de destinar progresivamente mayor presupuesto para mejorar la educación en el Perú; claro está que no basta tener mayores recursos en educación, sino que ellos tengan adecuada y pertinente distribución; aún más deberán precisarse no solamente los resultados de mejores logros de aprendizaje en matemática, comprensión lectora, ciencia y tecnología, sino tener bien definidos los indicadores de resultado y la direccionalidad para lograr los impactos de una educación de calidad acorde a las políticas de desarrollo socioeconómico local, regional y nacional.
El Perú como parte de la Asociación Europea de libre comercio, la Unión Europea y Asia-Pacífico y en el marco de la globalización del mundo moderno, debe estar preparado para el reto de la competitividad económica y tecnológica mundial, además de mejorar la cobertura universal de la educación primaria, asegurar una educación de calidad para todos los niños y niñas y generar condiciones para mejorar el proceso de aprendizaje. Al 2016 en el Perú el 93.4% de los niños y niñas que se encuentran en edad de cursar la educación primaria asiste a una institución educativa. Sin embargo, a pesar de los avances sostenidos en el país, aún existe una brecha promedio del 6% entre 6 a 11 años de edad quienes se encuentran fuera del sistema educativo y particularmente en la región Moquegua superamos el promedio nacional con el 95,70% siendo una de las regiones que ha ocupado por varios años el primer lugar en la evaluación censal sin embargo existe una brecha de 4,3. En Educación Inicial de 3 a 5 años sólo el 88,4 se encuentran en el sistema educativo nacional y en Moquegua 97,3%.
Con la modesta experiencia que tengo en el sector público me permite postular que el problema de la educación en el Perú gira alrededor de cuatro aspectos fundamentales; el primero que no hemos alcanzado aún la calidad y equidad ya que somos un país demasiado inequitativo en términos de calidad de los aprendizajes, económico, cultura, lingüística y geográfico, actualmente en los resultados, la región mejor calificada es Tacna y el más bajo es Loreto que dista en promedio 40 puntos; el segundo problema es el enorme divorcio entre lo que propone el sistema educativo y lo que necesita el mercado laboral, las carreras profesionales en las cuales se está formando a los jóvenes en los Institutos de Educación Superior Tecnológico y Facultades de Educación, se hallan alejadas de las necesidades del sistema productivo local y nacional; tercero la deficiente gestión de la ejecución presupuestaria, anualmente el Ministerio de Educación devuelve S/ 2850 millones promedio al Tesoro Público al no poder gastar para mejorar la educación. A pesar del crecimiento económico y del incremento del presupuesto público, la prestación de bienes y servicios públicos sigue siendo ineficiente; por último el tema de la corrupción es un problema latente que repercute negativamente en la mejora de la educación, este mal ha sido descrita y diagnosticada con relativa frecuencia, por ello no resulta ajeno los problemas referidos a la gestión deficiente, cobros indebidos, bajo rendimiento académico de los estudiantes, debilidades de la formación docente entre otros. Todos estos hechos a pesar del crecimiento económico del país y del incremento del presupuesto público de los últimos años, la prestación de bienes y servicios públicos sigue siendo ineficiente consecuentemente el ciudadano no recibe una atención de calidad por parte del estado, los hijos de los padres de familia no reciben la mejor educación.
Finalmente ¿qué se debe hacer para mejorar la educación?; las reformas educativas nunca han dado resultados la única posibilidad es plantear un nuevo sistema educativo que cambie las estructuras tradicionales de organización y planeamiento, que son propios del siglo pasado y el diseño de la nueva estructura de la economía peruana, que permita disminuir las desigualdades socioeconómicas y la justa distribución de la riqueza, donde la educación que brinda el Estado esté al servicio de la población en general, orientado principalmente a preparar a los jóvenes en la transformación de la materia prima que permita aprovechar óptimamente los recursos naturales existentes en cada región, es decir educar a las generaciones del futuro para la producción de los bienes y servicios que permita lograr que las capacidades cognitivas y socioemocionales de sus ciudadanos respondan a las exigencias del mundo moderno que ya convive con nosotros, ciudadanos felices, amantes de la paz, la democracia y la justicia.